Разработка платного шаблона Joomla

Multilateralismo y flexibilidad, claves en reforma del comercio

Multilateralismo y flexibilidad, claves en reforma del comercio

Pese a que el comercio internacional es uno de los sectores que ha sentido en mayor medida la crisis generada por la pandemia, por las restricciones y menor demanda de los países, y que también venía golpeado desde antes por la tensión mundial, varios aspectos dan optimismo a la industria, que tendrá que enfrentar en los próximos meses su propia reforma.

Entre estos aspectos, la salida de Donald Trump de la presidencia de Estados Unidos y la llegada de Joe Biden, la elección de un nuevo liderazgo en la Organización Mundial del Comercio (OMC), entidad que encabezará una mujer, y también noticias como la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), el mega acuerdo que firmaron China y otros 14 países que será el TLC más grande, son algunas de las razones para ese optimismo en el sector.

Y a esto se suma que algunos indicadores han sido más positivos. El último, la OMC publicó un informe el viernes en el que apunta que el comercio de mercancías en el tercer trimestre mostró un mejor resultado, con una caída de tan solo 5%, respecto al mismo periodo de 2019. Entre abril y julio la baja fue de 19%, y en lo corrido del año, un 11%.

Esto ya lo mostraba el barómetro que publicó la semana pasada la OMC, que reflejaba un indicador de más de 100 puntos, lo que significa repunte.

Y junto con esto, otro reporte de la OMC indicó que “a mediados de octubre se habían derogado tres de cada 10 medidas restrictivas relacionadas con la covid-19 en el G-20”, lo que suponía un impacto de unos de US$111.000 millones.

Ante esto, los expertos plantean las prioridades que se tendrán que llevar a cabo para aprovechar para llevar a cabo la reforma del comercio mundial y apuntalar su recuperación.

Javier Díaz, presidente de Analdex, apunta que “la prioridad es permitir que el multilateralismo esté por encima de las posiciones unilaterales. Se debería avanzar en las reformas necesarias a la OMC para ponerla a tono con las nuevas circunstancias, no se espera que desaparezcan los conflictos, sino que cambie la manera de resolverlos. Hacia delante se podrían esperar más alianzas; habrá recuperación, pero también más competencia”.

Por su parte, Raúl Ávila, profesor de Comercio Exterior de la U. Nacional, apunta a otro aspecto: “la mejora y la reforma del comercio dependerá de la fortaleza de los TLC, pero también de la flexibilidad en temas de costos y barreras, y se piensa que el nuevo liderazgo de la OMC y Biden podrían ir en esa dirección. La recuperación económica y la vacuna serán claves”.

Es por esto que se tiene la esperanza que la llegada de Biden al poder en Estados Unidos, aunque no acabe con las guerras comerciales, al menos haga el comercio más predecible y se reduzcan las tensiones.

Según Alessandro Nicita, economista de la agencia de comercio de la ONU (Unctad), “Biden heredará un entorno de política comercial muy retorcido, y necesitará tiempo para hacerlo coherente. Esta será menos conflictiva y habrá un nuevo compromiso con la OMC y otras instituciones multilaterales, e incluso habrá algunas reformas”.

Eso sí, como agrega Nicita, “lo más probable es que la prioridad de EE. UU. no sea reiniciar la OMC, sino volver a comprometerse en acuerdos bilaterales, posiblemente repensando el TPP y el TTIP. Y en cuando a China, la tensión continuará por cuestiones políticas e internacionales”.

Con quien sí se espera que la tensión descienda es con la Unión Europea. Como indica Pablo Neira, jefe de la sección comercial de la Delegación de la Unión Europea (UE) en Colombia, “la nueva administración en EE.UU. nos da la oportunidad de restablecer un diálogo fructífero, en asuntos muy relevantes como la reforma de la OMC, para adaptarla a las realidades de nuestro tiempo, promoviendo la sostenibilidad y asegurando nivelar el campo de juego entre los diferentes actores. Esto fortalecería este bloque frente a nuevas iniciativas regionales, como el reciente mega acuerdo establecido entre 10 miembros de Asean y Australia, China, Japón, Corea y Nueva Zelanda”.

Neira también apunta a que estas reformas permitirán atender otro tipo de problemas. “La Comisión Europea está valorando una iniciativa sobre comercio y clima en la OMC que tenga como objetivo promover la sostenibilidad ambiental de una manera coherente y global, asegurando que las normas multilaterales apoyen la transición hacia una economía climáticamente neutral y resiliente”.

En este sentido, el nuevo liderazgo de la OMC también jugará un rol clave. Aunque no hay todavía una reunión definida en la OMC para realizar la elección, las dos finalistas en el proceso son la exministra de Finanzas de Nigeria Ngozi Okonjo-Iweala, que es la que tiene mayores apoyos, y la ministra de Comercio de Corea del Sur, Yoo Myung-hee.

Frente a todo esto, aunque las perspectivas son positivas, Nicita apunta también que el crecimiento del comercio tardará en volver y que aún hay retos por asumir. “Será un año muy complicado para los responsables de las políticas comerciales, y llevará un tiempo reiniciar la cooperación multilateral”.

Portafolio

NOTAS DE INTERÉS

CALENDARIO DE EVENTOS

NORMATIVAS